Por qué

La Teoría del Cisne Negro.

Hasta el siglo XVI, todos los naturalistas conocían los cisnes. Sin embargo, todos hablaban de cisnes blancos al grado de creer -indudablemente-  que el color blanco era una característica intrínseca de los cisnes.

En el siglo XVII, en Australia, se descubrió una nueva especie que en 1790 fue descrita por el naturalista inglés John Latham y tomó por nombre “Cygnus atratus” o más comunmente: El cisne negro.

En este hecho se basa Nassim Nicholas Taleb, ex-trader de bolsa en Wall Street y oriundo del Líbano, para darle nombre a su teoría y libro “The black swan: The impact of the highly improbable”.

En la vida, el ser humano tiende a explicar todos los hechos una vez ocurridos y que tendemos a buscar “patrones fantasma” donde no los hay.

“No nos gusta aceptar el hecho que vivimos en un mundo que no entendemos”

Taleb afirma que vivimos en un cascarón y vemos el mundo a traves de la “falacia argumentativa”, que los economistas tienden a explicar todo con sus ecuaciones basadas en su curva normal y se engañan a sí mismos con explicaciones a posteriori imponiendo explicaciones a los eventos más impactantes y desconcertantes.

Esto lleva a que las sociedades no avancen, y den saltos pero de error en error. Insta a las personas a no creer en los, mal llamados, expertos de pensamiento “normal”, sino aceptar la geometrıa fractal de Benoït B. Mandelbrot (matemático francés quien afirma que los precios de mercado tienen una distribución estable, cuya varianza es teóricamente infinita) donde eventos miniatura pueden tener efectos gigantescos.

Taleb dice:

Piensa en grande, toma riesgos, espera lo inesperado

Los criterios de Taleb para identificar un evento cisne negro son:

a) Es un resultado atípico,  pues esta fuera de toda expectativa y predicción porque nada en el pasado puede convincentemente llevarnos a señalar su posibilidad de existencia.

b) Trae consigo un impacto extremo.

c) A pesar de ser atípico e impredecible, la naturaleza humana nos lleva a crear explicaciones para el hecho ya ocurrido, haciéndolo entendible y predecible.

Argumentos que nada de lo ocurrido fue previamente planeado, si tuviésemos una receta para ser exitosos en el mercado de los restaurantes, alguien ya la hubiera usado; si hubiéramos sabido de una catástrofe antes de su aparición, la hubiésemos prevenido; si un país enemigo sabe que conoces su estrategia, inventaría otra, etc.

Todo esto nos lleva a creer que todo puede ser explicado como eventos pequeños que tienen grandes impactos y que no pudieron ser predichos hasta que sucedieron, ya que de ser así, hubieran dado lugar a otra situación impredecible.

Sin embargo, Taleb sostiene que actuamos como si pudiésemos prevenir la historia, como si tuvieramos la capacidad de cambiar su curso; creamos proyectos y predicciones para 30 años a partir de hoy de seguridad social, déficits o precios de petróleo aunque no podamos siquiera predecirlos para el proximo verano. Nuestros errores políticos y económicos son monstruosos y lo peor no es esto, sino la falta de conciencia del asunto. Somos como niños jugando con un kit de química que en cualquier momento podríamos desencadenar cisnes negros.

Otros temas derivados son, por ejemplo, la falta de aprendizaje general del ser humano; él afirma que sólo aprendemos en particular.  Francia, despues de la primera guerra mundial, construyó un muro en la ruta de invasión alemana; en la segunda, Hitler lo único que hizo, sin esfuerzo alguno, fue rodear este muro. Francia aprendió de la historia, solo que aprendió en particular.

Dice que no puedes conocer el temperamento de una persona en un día normal, tienes que ver cómo reacciona en circunstancias extremas, no puedes estudiar la salud, tienes que observar las enfermedades y epidemias. Hay dos puntos de vista para acercarte a un fenómeno: el tradicional que deja a un lado los eventos atípicos y el segundo es considerar los extremos “que pasaría si…” que pueden cargar extraordinarios efectos acumulativos.

Para Taleb, el incidente de las torres gemelas, el éxito de Google, el tsunami en Asia, la primera guerra mundial, la caída de la bolsa en octubre de 1987 o incluso hasta el descubrimiento de la rueda, son cisnes negros.

Aunque tal vez en algunos ámbitos, como los precios de mercado puede tener cierta validez su teoría; explicar la historia humana de principio a fin, parece ser mucho pedir para tan solo un cisne negro. Sin embargo cabe recalcar que su teoría sirve como punto de referencia para una visión mas amplia del mundo, o como principio filosófico para abrir la mente a nuevas posibilidades científicas o cambiar la manera plana de ver el mundo.

En definitiva, tampoco tomaré esta teoría como mi religión pero sí como referencia a muy tener en cuenta.

Anuncios

1 pensamiento sobre “Por qué”

  1. Hi, Nice post! Would you please consider adding a link to my website on your page. Please email me back.

    Thanks!

    Harry

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s